¿Mi Mercedes tiene correa o cadena de distribución? La guía definitiva

¿Mi Mercedes tiene correa o cadena de distribución? La guía definitiva

¿Sabes si tu Mercedes tiene cadena de distribución? ¿Estás buscando un Mercedes-Benz de segunda mano y no sabes si un coche con cadena de distribución es mejor que otro con correa?

En nuestro Taller Mercedes trabajamos, como no puede ser de otra manera, con todos los tipos de motores que ha construido la marca de la estrella. Y, aunque casi todos los Mercedes-Benz tienen cadena de distribución, hay ciertas excepciones en la gama que utilizan una correa para sincronizar y transmitir la potencia del motor a la transmisión.

En este artículo trataremos de resolver todas las dudas que, día a día, también nos plantean nuestros clientes en nuestro taller.

Correa o cadena de distribución: ¿qué es mejor?

Tanto la correa como la cadena de distribución son uno de los elementos más importantes en el funcionamiento de un motor de combustión. No en vano, se encargan de sincronizar todos los elementos que hacen que el propulsor funcione. Por ejemplo, abre y cierra la admisión, controla la explosión y también los gases del escape.

La correa de distribución Mercedes, como en otras marcas, no es otra cosa más que una tira compuesta por goma, caucho y nylon. Esta tira, en su parte interior, está marcada con dientes que encajan en las diferentes poleas del motor.

Por otro lado, las cadenas de distribución están compuestas por eslabones metálicos. Son bastante similares, de hecho, a las que podemos encontrar en una bicicleta o una moto. La diferencia es su tamaño y resistencia.

Como hemos dicho antes, prácticamente todos los Mercedes-Benz cuentan con este último sistema. La cadena de distribución se ha confirmado como el método más fiable. Su vida útil es prácticamente ilimitada y, normalmente, no es necesaria su sustitución.

No obstante, sí que es necesario revisarla y comprobarla en cada revisión, comprobando su tensión, estado y funcionamiento. En nuestro Taller Autorizado Mercedes-Benz es una actuación que seguimos por protocolo en cada uno de los mantenimientos A o B Mercedes-Benz.

A su favor, la correa de distribución Mercedes es mucho más silenciosa. Sus materiales, al ser más flexibles, emiten menos ruido consiguiendo un funcionamiento de motor más confortable. Al contrario que la cadena, su vida no es ilimitada y necesita sustituirse de manera periódica.

Para su cambio es importante seguir los intervalos marcados por Mercedes-Benz, que se sitúan entre los 100.000 y 150.000 kilómetros dependiendo del modelo. Cambiar la correa en un taller Mercedes es económico y sencillo. De esta manera, evitaremos un desgaste excesivo y su rotura. Si ésta se produjera, afectaría a varias partes vitales del motor.

¿Qué lleva mi Mercedes: cadena de distribución o correa?

¿No estás seguro de si tu Mercedes-Benz tiene cadena de distribución o correa? Aquí encontrarás la respuesta. Hemos recopilado todos los modelos vendidos desde el 2010 para que encuentres el tuyo.

Mercedes Clase A: correa o cadena

La segunda generación de Mercedes Clase A (conocida como W169 y fabricada hasta 2012) tiene, en todos sus motores diesel o gasolina, distribución por cadena.

Si tu Mercedes-Clase A es de la tercera generación (fabricada entre 2012 y 2018) tendrá siempre cadena de distribución. La única excepción es el Mercedes-Benz 180 CDI, que cuenta con correa de distribución.

En los Clase A de la cuarta generación (vendidos a partir de 2018) la cadena de distribución también es mayoritaria. La llevan todos los modelos excepto los siguientes:

  • Motores diésel:
    • 180 d
  • Motores gasolina:
    • 160
    • 180
    • 200
  • Motores híbridos:
    • 250 e

Mercedes Clase B: correa o cadena

Al igual que en el Mercedes-Benz Clase A, prácticamente todos los Mercedes-Benz Clase B tienen distribución por cadena.

Si tu Clase B es de la primera generación (2005-2011) tendrá siempre cadena de distribución.

Para la segunda generación de Mercedes-Benz Clase B (2011-2018) la distribución será también siempre por cadena a excepción de la motorización 180 CDI de 109 CV, que lleva correa.

En la tercera generación de Clase B (vendida a partir de 2018) todos los motores serán también de cadena exceptuando los siguientes:

  • Motores diésel:
    • 180 d
  • Motores gasolina:
    • 160
    • 180

Mercedes CLA: correa o cadena

Todos los Mercedes CLA tienen cadena de distribución, tanto en sus motorizaciones diesel como en las de gasolina.

Mercedes Clase C: correa o cadena

Todas las motorizaciones de Mercedes-Benz Clase C tienen cadena de distribución. Por lo tanto, no es necesario el cambio de correa en sus mantenimientos ya que no la tienen.

Mercedes Clase E: correa o cadena

Al igual que el resto de berlinas Mercedes-Benz, todos los Clase E tienen distribución por cadena en sus motores.

Mercedes CLS, Clase S y SL: correa o cadena

Los Mercedes-Benz CLS, Clase S y SL no son excepción a la norma: todas las versiones y motorizaciones cuentan con cadenas de distribución.

Mercedes GLA: correa o cadena

El primer Crossover urbano de Mercedes-Benz también cuenta con motores con cadena de distribución en prácticamente todas las versiones.

En el GLA, sin embargo, sí que hay motores con correa.

En la primera generación, fabricada entre 2013 y 2020, el motor diesel 180 CDI cuenta con distribución por correa.

En la segunda generación, vendida a partir de 2020, los motores que tienen correa de distribución son el 180 d de 116 CV diésel y el 200 de 163 CV gasolina.

Mercedes GLB: correa o cadena

El recientemente lanzado al mercado GLB tiene una única motorización con correa de distribución (GLB 200 de 163 CV gasolina). El resto de motores tienen distribución por cadena.

Mercedes GLC, ML, G, GLE, GL Y GLS: correa o cadena

Todos los todoterrenos y grandes SUV de Mercedes-Benz tienen motores con distribución por cadena.