Suspensión Neumática Mercedes AIRMATIC: Qué es y las averías más comunes

Suspensión Neumática Mercedes AIRMATIC: Qué es y las averías más comunes

Mercedes-Benz ha creado un impresionante sistema de suspensión neumática con sus amortiguadores Airmatic. El sistema de suspensión Airmatic fue diseñado para resolver dos puntos clave: evitar que la suspensión resultara demasiado rígida y lograr la mayor estabilidad durante la conducción a pesar del asfalto irregular.

Para Mercedes-Benz lograr este punto intermedio no fue un proceso sencillo, encontrando la solución en lo que hoy se conoce como suspensión neumática Airmatic.

¿Qué es Airmatic?

Airmatic es el mecanismo de amortiguación de Mercedes-Benz que proporciona una conducción suave en carreteras adaptándose a todas las condiciones tanto en carretera como fuera del asfalto.

Su punto fuerte es la excelente dinámica de marcha tanto en carretera como fuera del asfalto.

La suspensión neumática de Mercedes-Benz es capaz de subir o bajar la carrocería, mientras que los amortiguadores independientes subirán y bajarán cada rueda.

En carretera, utilizando el modo confort, al superar los 80 km/h, la carrocería bajará y se aproximará a la carretera para ayudar a tomar las curvas y mejorar la dinámica del coche.

También se puede subir la suspensión para mejorar la comodidad cuando nos encontremos ante carreteras con un número significativo de baches. Además, la suspension neumática AIRMATIC permite mantenerse siempre a la misma altura del suelo, independientemente de la carga que llevemos.

A pesar de su increíble diseño, este sistema de suspensión neumática no es inmune. Como es lógico, un uso continuado puede generar desgastes. La suciedad puede provocar que las piezas dejen de trabajar correctamente. Y, por lo general, el tiempo puede afectar al funcionamiento óptimo de todo el sistema Airmatic.

En Alhambra Servicios somos especialistas en suspensiones neumáticas Airmatic, por lo que, si tienes cualquier duda o no encuentras una pieza, te recomendamos que contactes con nosotros.

Cita previa

Fallos más comunes de la suspensión neumática Airmatic

Por lo general, el ordenador de a bordo notificará cualquier irregularidad del sistema. Hay que tener en cuenta que esta notificación señala el problema a nivel informativo. Para solucionarlo lo mejor será dejar el coche en manos de un especialista.

1. Problema de relé

El relé es el interruptor que controla el circuito electrónico abriendo y cerrando el circuito del compresor. Cuando el compresor funciona en tiempos excesivamente prolongados puede resentirse y provocar fallos.

Un mecánico puede ayudarte a identificar la ubicación del relé del Airmatic para sustituirlo. Es una solución simple, en un taller especializado se puede cambiar fácilmente.

2. Problema del compresor

El compresor es el responsable de bombear aire a la bolsa de suspensión neumática. A veces puede bloquearse el flujo de aire, no llegar a la presión necesaria para mantener la suspensión neumática o simplemente dejar de funcionar.

La solución más eficaz suele ser reemplazar el compresor. Aunque en un diagnóstico especializado puede identificase el error y solucionarse con una simple reparación o sustitución de un cable.

Reemplazar un compresor suele ser una de las reparaciones más costosas para un sistema de suspensión neumática. El principal signo de error es notar que el coche no se eleva en ninguna circunstancia.

3. Problemas con el bloque de válvulas

Si el bloque de válvulas no funciona con normalidad el aire inyectado por el compresor será devuelto al propio compresor. Esto generará problemas en el confort del trayecto y bloqueará la elevación de la suspensión neumática.

Esta avería tiende a confundirse con un daño en otros componentes de la suspensión neumática. El mal funcionamiento de las válvulas provocará que el resto de los elementos no funciones con normalidad y el coche no pueda mantener su altura.

4. El problema del chirrido de la suspensión neumática

Los amortiguadores Airmatic pueden dañarse debido a una mala conducción o un fallo en la instalación. Una señal identificativa es notar un sonido estridente del interior del amortiguador.

La causa suele ser el desplazamiento de los componentes internos de la suspensión Airmatic. Es posible que las piezas funciones con normalidad, pero el ruido generado hace que la experiencia de conducción sea insoportable, por lo que será necesario sustituir las piezas afectadas.

5. Fallo en la suspensión de Mercedes-Benz

A veces, el culpable es el propio puntal de suspensión neumática Airmatic. El fallo puede aparecer nada más instalar todo el sistema o puede ser el resultado de una pieza de fábrica defectuosa.

El amortiguador de aire también puede fallar debido al desgaste. Esto provoca que el amortiguador sea incapaz de retener el aire bombeado desde el compresor.

Uno de los principales signos para localizar el fallo es notar que solo un lado del vehículo se hunde, mientras que las otras suspensiones parecen funcionar correctamente.

6. Fugas en el sistema de suspensión

Se trata de identificar posibles fugas de aire en los puntos de conexión de todo el sistema de suspensión neumática. Este es el más sencillo de identificar, basta con cubrir un poco de jabón y agua sobre cada junta y observar. Si se forman burbujas tendremos una fuga de aire en el puntal del Airmatic.

Este truco casero no es el utilizado en talleres oficiales. Los talleres Mercedes-Benz cuentan con maquinaria propia para identificar estas posibles fugas de aire.