7 excelentes consejos para cuidar la carrocería de tu coche

7 excelentes consejos para cuidar la carrocería de tu coche

Tener un coche es una necesidad para la mayoría de nosotros. Pero también, no nos engañemos, es una inversión. Y aunque no queramos escucharlo, la mayoría de automóviles se deprecian con el tiempo. De hecho, algunos vehículos pueden llegar a perder el 30% de su valor sin un buen cuidado y mantenimiento.

En este artículo te ayudaremos a mantener este activo de la mejor forma posible. Por supuesto, no hace falta que te hablemos de la importancia de realizar las revisiones periódicas para comprobar que aceites, filtros y elementos clave funcionan correctamente.

Así que, hoy, nos centraremos en la limpieza y el tratamiento adecuado del exterior del coche. Imprescindible para conservar su valor.

Aquí van algunos consejos útiles:

  1. Lavar el coche con regularidad. Parece una obviedad pero habría que limpiar el coche, al menos una o dos veces al mes para garantizar la eliminación de suciedad y otros residuos de la superficie del vehículo. Estos elementos pueden causar manchas, oxidación y corrosión si no se eliminan a tiempo.

  2. Empezar por el interior. El tablero, las alfombrillas o los asientos son igual de importantes que el exterior. Para realizar una limpieza de profesional lo primero será aplicar aire comprimido o una aspiradora en su defecto. ¿Por dónde empiezo? Por los huecos, alfombrillas y suelo del habitáculo.

  3. Para que tu coche huela como nuevo el secreto es apuntar hacia las rejillas de ventilación con un compresor portátil. Así conseguiremos deshacernos del polvo y la suciedad que se adhieren y causan esos olores a humedad tan desagradables. Si el coche tiene filtro de aire, conviene renovarlo de vez en cuando o sacarlo y eliminar el polvo y la suciedad hacia afuera.

  4. La limpieza exterior. El primer paso para la limpieza exterior siempre serán las ruedas y las llantas. Para estas últimas existen multitud de productos. Nuestro consejo es optar por las que contengan menor cantidad de ácido. El ácido es un limpiador eficaz, pero también puede causar que las llantas pierdan brillo y color.

  5. El mejor producto para eliminar los excrementos de las aves es el agua. La mayoría de las personas piensan que las marcas que dejan se debe al contenido de ácido de los excrementos. Sin embargo, según un importante proveedor de productos para el cuidado del automóvil, el daño en realidad se debe al enfriamiento de la laca de pintura que se contrae y endurece alrededor de los excrementos. La parte positiva es que el daño de la pintura generalmente se puede evitar, pero solo si se actúa rápido. El modo de proceder sería el de verter una cantidad generosa de agua sobre el excremento, echándole unas gotas de jabón para que sea más efectivo, dejándolo actuar durante unos minutos y aclarándolo con agua de nuevo.

  6. Indiscutiblemente la mejor herramienta para limpiar la carrocería es una esponja suave, para evitar arañazos al frotar.

    Pese a lo que hace la mayoría, no es aconsejable utilizar detergente lavavajillas o jabón de platos, así solo conseguiremos eliminar la capa de cera protectora. En su lugar lo más aconsejable es utilizar un champú específico para el lavado de coches. Esponja en mano, es el turno del cubo de agua y el jabón. Una vez hayamos repasado todas las zonas hay que asegurarse de aclarar con abundante agua.

    Para evitar que queden las marcas de las gotas hay que utilizar una toalla o bayeta de microfibra. Éste es un material que no araña y tiene un gran poder de absorción.

    *Consejo: Si nuestro coche va a convivir con ambientes costeros, húmedos o con nieve, es muy aconsejable utilizar detergente anticorrosivo. Este producto es realmente importante: la protección extra que aporta contra la corrosión puede ayudar a prevenir la acumulación de óxido en la carrocería y el chasis inferior del coche.

  7. Encera el automóvil. El encerado no solo hace que el coche parezca como nuevo, sino que también sirve como una capa de protección. El agua puede filtrarse a través de los arañazos y las superficies porosas de la pintura e ir dañando el coche poco a poco. Para elegir la cera es aconsejable leer el manual de usuario del coche para usar la marca o tipo de cera recomendada por el fabricante. Si no sabemos el producto recomendado por el fabricante, al menos tendremos que tener en cuenta que la cera que utilicemos no sea abrasiva.

    Al aplicar la cera, es recomendable utilizar un paño de microfibra para evitar rasguños. La cera se coloca únicamente sobre la superficie pintada del vehículo evitando las zonas de goma o plástico. Esto podría causar manchas permanentes. Si le dimos accidentalmente en estas partes, habrá que limpiarlo de inmediato puliendo la superficie con un paño limpio y suave.

Y recuerda: la pintura limpia brilla.

Es normal que se necesite más de un sencillo lavado para limpiar la pintura. Los contaminantes artificiales del aire se depositan en la pintura, penetrando con el tiempo en la capa de color. Un truco eficaz y sencillo, por muy tonto que parezca, es pasar la mano por la superficie pintada. Si el tacto es áspero significa que necesita una limpieza. Para casos más extremos existen limpiadores de pintura, líquidos especiales que eliminan la cera y penetran en la capa superior de pintura para eliminar químicos.

En estos casos, nuestro consejo es acudir a un profesional. Quizás la solución sea encerar a conciencia o pulir la carrocería. De ste modo suavizaremos la superficie de la pintura, conseguiremos ese brillo característico y el coche parecerá nuevo.