Filtro de partículas en tu Mercedes-Benz: qué es y cómo evitar averías

Filtro de partículas en tu Mercedes-Benz: qué es y cómo evitar averías

El filtro de partículas, antipartículas o FAP es uno de los componentes de los coches modernos que más ha estado en boca de medios, clientes y talleres en los últimos años.

En muchas ocasiones, el hecho de que un coche tenga filtro de partículas es percibido como un problema. Se cree que las averías en el FAP son comunes y aparecerán tarde o temprano. Sin embargo, y como sucede con muchas afirmaciones en lo que a mecánica del automóvil se refiere, esto no es así.

El filtro de partículas en un Mercedes-Benz, con un mantenimiento adecuado y un uso correcto del automóvil, puede durar toda la vida útil del vehículo. ¿Cómo puedes evitar que te aparezca la avería de motor? Tratamos de contártelo en este artículo.

¿Qué es el filtro de partículas?

Con el nombre de la pieza es fácil hacerse una idea mental de lo que es un filtro de partículas. Situado en el escape del coche, esta pieza porosa impide el paso de carbonilla y otros contaminantes sólidos que genera el motor.

Según la OMS, las micropartículas generadas por los motores diesel y, en menor medida, por los gasolina, son uno de los contaminantes más peligrosos. ¿Qué hace el filtro? Atraparlas y carbonizarlas para eliminarlas por completo.

Por lo tanto, el filtro de partículas tiene un ciclo de funcionamiento: primero atrapa y después incinera. La carbonilla generada en el motor queda “encerrada” en el FAP hasta que la centralita del coche, a través de un sensor, detecta que el filtro está lleno y comienza a quemarla.

Lo hará subiendo la temperatura del filtro hasta los 700 grados en un proceso de regeneración que dura entre dos y cuatro minutos aproximadamente.

¿Qué Mercedes-Benz tienen filtro de partículas?

Si tu Mercedes-Benz es diesel y fue fabricado después de 2009, puedes tener la seguridad de que tiene filtro antipartículas. Desde ese año todos los vehículos impulsados por gasóleo deben equipar un FAP en sus sistemas de escape.

Además, Mercedes-Benz a partir de 2014 empezó a introducir en sus motores de gasolina filtros antipartículas. La marca apostó a partir de aquel año por incluir tecnología FAP en todos sus modelos y contribuir así a la rebaja de las emisiones.

Lo ha hecho, además, con una tecnología innovadora y muy avanzada. Los filtros antipartículas de Mercedes-Benz en sus motores gasolina no requieren de mantenimiento. Al estar fabricado en cordierita y no en carburo de silicio no es necesaria una estrategia de regeneración, sino que ésta se produce constantemente.

¿Cómo evitar las averías en el filtro de partículas?

Alargar la vida útil del filtro de partículas de un Mercedes-Benz es sencillo. Sólo hay que tener en cuenta unas sencillas indicaciones para hacerlo

  • Evitar realizar trayectos cortos: Los trayectos cortos interrumpe los ciclos de regeneración del filtro de partículas y contribuyen a su llenado. Además, en un trayecto corto el motor es más difícil que alcance su temperatura óptima de trabajo, por lo que la generación de carbonilla es mayor.
  • No abusar de las bajas revoluciones: Sabemos que una conducción ecológica, para ahorrar combustible, aconseja llevar el motor bajo de revoluciones. Sin embargo, y aunque nuestro estilo de conducción sea tranquilo, es necesario subir de vez en cuanto las revoluciones por encima de las 2500 vueltas para ayudar a la limpieza del filtro
  • Realizar los mantenimientos Mercedes-Benz periódicos: Tanto si te toca el Mantenimiento A o el Mantenimiento B de tu Mercedes-Benz, seguirlo a rajatabla te ayudará a evitar las averías del filtro de partículas. La buena lubricación del motor también ayuda a generar menos carbonilla y provoca que los ciclos de regeneración estén más espaciados en el tiempo.
  • Chequear el nivel del aceite: Que el aceite esté al nivel correcto es crucial para que el motor esté lubricado y funcione correctamente. A mejor funcionamiento, menos carbonilla.

¿Cómo limpiar el filtro de partículas de un Mercedes?

Aunque el filtro de partículas se regenere automáticamente, el conductor puede ayudar a hacerlo con una rutina muy sencilla.

Realizar este proceso cada 1000 kilómetros es lo ideal. Se trata de una rutina que se puede realizar en cualquier salida por carretera. Sólo se necesita mantener el coche a un régimen de revoluciones superior a 2500 rpm durante unos 30 minutos.

Debe hacerse cuando el motor esté caliente para que la temperatura interna del motor ayude a generar los 700 grados necesarios para iniciar la pirolisis de la carbonilla.

¿Cómo saber que tengo una avería en el filtro de partículas de mi Mercedes-Benz?

Todos los Mercedes-Benz tienen un testigo que avisan del fallo en el sistema del filtro de partículas. En ocasiones, es necesario únicamente con forzar una regeneración del filtro para que el testigo se apague y el ciclo de funcionamiento del ciclo se inicie nuevamente.

Si el testigo de motor también aparece, será necesario hacer una diagnosis Mercedes-Benz, pues podría existir también alguna avería adicional a la limpieza del filtro.

Algunos síntomas asociados a averías en el filtro de partículas son la pérdida de potencia, la aparición de humos o la entrada del motor en modo de protección.

Si crees que tu Mercedes-Benz puede tener una avería en el filtro de partículas, en Alhambra Servicios tenemos un equipo de postventa especializado en asesorarte para diagnosticar tu vehículo y ofrecerte la mejor solución posible.