Los mejores motes y apodos de los coches Mercedes-Benz

Los mejores motes y apodos de los coches Mercedes-Benz

Desde que Carl Benz diseñara el primer coche de la historia en 1885 y tres años más tarde su esposa Bertha hiciera el primer viaje de la historia, el apellido Benz ha estado ligado intrínsecamente al automóvil.

Casi 140 años de historia dan para mucho. Cientos de modelos que han supuesto una parte de la vida importante para muchas personas. Coches que son icónicos y permanecen en la memoria de otras tantas.

Si juntamos este legado con la capacidad de inventiva y el sentido del humor de varias generaciones de conductores, nos da como resultado un buen número de motes y apodos para los coches de la marca de la estrella.

Aquí tienes los mejores:

Mercedes-Benz "Alas de Gaviota"

Mercedes-Benz Alas de Gaviota

El Mercedes-Benz 300 SL es mundialmente conocido como "alas de gaviota" por la característica apertura de sus puertas en tijera. Cualquier aficionado al automóvil es capaz de reconocer, con los ojos cerrados, la silueta de este histórico modelo. Con sus portones abiertos recuerda, como su propio nombre indica, a la figura de una gaviota en vuelo.

El 300 SL "Alas de Gaviota" se mantuvo en producción desde 1954 hasta 1963. Se fabricaron un total de 1.400 unidades con las características puertas.

Mercedes-Benz "Pagoda"

Mercedes-Benz Pagoda

El Mercedes-Benz "Pagoda" nace, precisamente, tras el fin de la comercialización del "Alas de Gaviota". Presentado en el salón de Ginebra, el Mercedes SL de 1963, denominado internamente como W113 marcaría una nueva época en el segmento de los roadster deportivos.

Pero, ¿por qué recibió el apodo de "Pagoda"? La respuesta está en su característico e inconfundible techo duro. No era completamente recto, sino que formaba una curva que recuerda, inequívocamente, a las construcciones de las pagodas, templos budistas orientales.

Este accesorio se colocaba rápidamente en el vehículo, convirtiendo el cabrio en un cupé en pocos segundos.

Mercedes-Benz "Panzerwagen" (Tanque)

Mercedes-Benz Panzerwagen

El tercer mote de nuestra lista también es para un Mercedes-Benz SL. En este caso, a la tercera generación. Al igual que las dos anteriores recibió un apodo desde su salida al mercado.

Esta generación cambió completamente la imagen del modelo. Mercedes-Benz diseñó un SL con líneas más cuadradas y también mucho más seguro que sus predecesores. Estas características, unidas a unos grandes motores de 8 cilindros, le valieron en Alemania el apodo de "Panzerwagen", o en castellano, "Tanque".

Mercedes-Benz "Lola Flores"

Mercedes-Benz Lola Flores

El desarrollo del motor Diesel ha ido unido, desde sus inicios, también a Mercedes-Benz. En los talleres Benz de Manheim, en 1926, se desarrolló el primer motor Diesel utilizable en un vehículo de reparto. El mayor par y menor consumo de los motores de gasóleo empieza a imponerse en el transporte de mercancías.

Algo más de 20 años más tarde, en 1949, llega el primer coche diesel de Mercedes-Benz, el 170D. No solamente uno de los coches más importantes para la marca en su historia, sino también uno con los mejores motes tras el inicio de su comercialización en suelo español en 1955.

Como es de suponer, los motores diesel en 1955 no tenían el refinamiento de marcha del que gozan hoy en día. Los 4 cilindros del Mercedes-Benz 170D producían un repiqueteo que, en el oído de muchos, se asemejaba a las castañuelas de una folklórica. La más conocida en esta época era, precisamente, Lola Flores. La asociación fue rápida y perdura hasta hoy. Pocos recuerdan el modelo como 170D. Muchos, como "Lola Flores".

Mercedes-Benz "Ponton"

Mercedes-Benz Ponton

Sin dejar los años 50, encontramos también uno de los apodos por los que se conoce a una serie de Mercedes-Benz a nivel mundial. Hablamos de los Mercedes-Benz "Ponton".

Tras la Segunda Guerra Mundial, el diseño de los automóviles evolucionó rápidamente. Los faros empezaron a estar integrados en la carrocería y la línea de diseño incluía todo el vehículo. A este estilo de diseño se le conoció como "Estilo Ponton".

La serie de sedanes fabricada entre 1953 hasta 1963 heredó este estilo y lo convirtió en un apodo. Los Mercedes-Benz "Ponton" llegaron a todos los lugares del mundo por su popularidad, sobre todo, como taxis. La fiabilidad y bajo consumo de su versión diesel 180D era perfecta para este uso.

Mercedes-Benz "Colas"

Mercedes-Benz Colas

Volvemos a dar un pequeño salto hasta los años 60 del siglo XX. En esta década empieza a comercializarse en España el sedán W211. Una berlina con un diseño muy reconocible. Tenía unas puntiagudas aletas traseras que, rápidamente, empezaron a ser conocidas como "colas".

Aunque, en la prensa de la época, estas "colas" no salían muy bien paradas, ya que la tendencia en diseño del momento era más redondeada, con el tiempo pasaron a ser un auténtico icono. Una seña de identidad que perdura en la memoria de los aficionados a la marca.

Mercedes-Benz "Adenauer"

Mercedes-Benz Adenauer

El primer canciller de Alemania Federal, la parte capitalista de las dos en las que se dividió el país germano tras la Segunda Guerra Mundial, fue Konrad Adenauer.

Su joven gobierno, tras la presentación del Mercedes-Benz W186 en 1951 decidirá elegir este modelo como coche oficial y ligarlo eternamente a la figura de Adenauer.

El canciller llegó a utilizar hasta 6 unidades de este coche. Su imagen y características encajaban perfectamente con el eslogan de su campaña electoral: "Sin Experimentos". Adenauer no utilizó ningún otro coche que no fuera este Mercedes-Benz hasta su muerte en 1967.

Es lógico pensar, por lo tanto, que el modelo acabara tan fuertemente unido a su figura.

Mercedes-Benz "coche de los toreros"

Mercedes-Benz coche de los toreros

Otro mote 100% ibérico es el de "el coche de los toreros" con el que se apodó al Mercedes-Benz 190. Al parecer, un poco de culpa de que esta berlina alcanzara los 100 millones de unidades vendidas la tienen los diestros.

Al parecer, la buena fama de este vehículo y, tampoco hay que negarlo, un precio más ajustado que el resto de la gama de Mercedes-Benz lo hicieron perfecto para el gremio de los toreros. En la década de los 80, en la que se comercializó este Mercedes-Benz 190, era habitual que entre plaza y plaza los toreros tuvieran que conducir miles de kilómetros con sus coches. El "coche de los toreros" conseguía dar el equilibrio perfecto entre fiabilidad e imagen.

Los aficionados no tardaron en notarlo y, con lógica, pusieron el apodo al coche.