Haz que tus frenos duren más y funcionen mejor. Aprende a cuidarlos

Haz que tus frenos duren más y funcionen mejor. Aprende a cuidarlos

Las pastillas, discos o zapatas de freno son elementos de desgaste que, tarde o temprano, tocará cambiar. Sin embargo, podemos espaciar estos cambios y hacer que duren más.

En nuestro taller Mercedes lo vemos a diario: el estilo de conducción es determinante. Muchas veces podemos adivinar cómo conducen nuestros clientes echando un vistazo rápido a los elementos de desgaste: pastillas y discos de freno, neumáticos, suspensión, embrague…

Trucos para hacer que los frenos Mercedes duren más

Sin embargo, sea cual sea tu estilo de conducción, siempre podrás seguir estos trucos para hacer que tus frenos duren mucho más.

  1. Montar pastillas y discos de freno Mercedes de calidad

    El primer truco es que es imprescindible montar componentes que estén homologados para tu Mercedes. Los discos y pastillas de freno no son una excepción. Los recambios originales están pensados para las inercias, desgaste y estrés que generan los vehículos de la marca, funcionando siempre al cien por cien sin desgaste prematuro.

  2. Cambiar las pastillas cuando estén desgastadas.

    Hay dos factores que tenemos que tener en cuenta. El primero es que las pastillas se desgastan más rápido que los discos. El segundo, y más importante, es que una pastilla en las últimas gasta mucho más el disco. ¿Las causas? Las posibles irregularidades. Los desniveles de la pastilla pueden rayar e incluso hacer que se combe el disco.

    Por lo tanto, no es buena idea usar pastillas más allá de su límite de desgaste, el posible ahorro se puede convertir en un cambio de discos

    ¿Cómo saber si las pastillas están desgastadas? Normalmente los Mercedes-Benz más modernos ya incluyen un testigo de desgaste, que enciende una luz en el cuadro.

    Si cuando pisas el freno las pastillas chirrían también suele ser un indicador de la necesidad de un cambio.

  3. Reducir en vez de frenar

    Este truco es sencillo: si llegando a un semáforo vas reduciendo marcha a marcha y sólo frenas en el último momento, alargarás la vida de los frenos. La brusquedad se lleva muy mal con pastillas y discos. Lo mismo ocurrirá en bajadas prolongadas. Si descendiendo un puerto utilizas el freno motor, tendrás que utilizar mucho menos el pedal de freno.

  4. Cambia el líquido de frenos

    Los frenos son accionados por un sistema hidráulico. Cada vez que se presiona el pedal, el líquido se mueve por el circuito accionando las pastillas que aprisionan el freno. Que este líquido esté en buen estado también es garantía de que los frenos funcionen como queremos. En otras palabras, que tengamos buen “tacto” en el pedal.

    Si el líquido de frenos está en mal estado, es posible que frenemos de más, desgastando prematuramente las piezas de desgaste.

  5. Vigila el desgaste de los neumáticos.

    Unos neumáticos en buen estado disminuyen la distancia de frenado y el estrés de discos y pastillas. Conducir con unas gomas en “las lonas” obligará a utilizar más y con mayor intensidad todo el sistema de frenado.

¿Cómo detectar un problema en los frenos?

Además de los trucos expuestos arriba, la eficacia de los frenos en tu Mercedes también dependerá de identificar las averías lo más rápidamente posible para minimizar los daños cuanto antes.

Te traemos los síntomas más comunes de averías en el sistema de frenos

Pedal con mucho recorrido

Si notas que el pedal se hunde o que tiene más recorrido que el habitual, será una consecuencia de la avería en el circuito hidráulico.

Aunque pueda parecer una avería costosa, puede ser de rápida resolución. Seguramente exista una fuga en el sistema o el líquido esté en mal estado y sea necesario cambiarlo, operaciones normalmente sencillas.

Pedal duro

El pedal de freno duro puede responder a varias averías. La más común es la de nivel bajo de líquido de frenos.

Sin embargo, un pedal de freno duro también puede significar una avería en la bomba de freno o alguna fuga en los manguitos que conectan todo el sistema Otra posible explicación para este síntoma puede ser la cristalización de las pastillas de freno. Si esto ocurre, ofrecerán mayor resistencia contra el disco, provocando la sensación de un pedal duro.

Chirrido de frenos

Este desagradable y molesto ruido cuando pisamos el pedal está siempre relacionado con los elementos de desgaste del sistema de frenado: pastillas, zapatas y discos.

Si acabas de cambiar estos elementos y notas este síntoma, no deberás preocuparte: es un síntoma normal y cederá cuando las piezas terminen su rodaje.

Sin embargo, si tus frenos no son nuevos, será síntoma de que el sistema empieza a tener fatiga. Las pastillas empezarán a estar desgastadas o los discos, deformados.

Vibraciones en el pedal de freno

Si tu Mercedes transmite vibraciones al volante cuando tocas el freno, seguramente los discos estén en mal estado. La vibración suele estar unida al desgaste o alabeo del disco. Es un síntoma que, con el paso de los kilómetros, irá a más, haciendo más incómoda la conducción.

¿Has detectado cualquiera de estos síntomas en tu Mercedes-Benz? ¿Has notado que tu coche ha perdido potencia de frenado? En Alhambra Servicios estaremos encantados de atenderte para hacerte un diagnóstico

Cita previa