Neumáticos de invierno, no sólo para nieve

Neumáticos de invierno, no sólo para nieve

¿De qué se componen los neumáticos de invierno?

El elemento diferenciador de un neumático de invierno es la cantidad de goma natural usada en su fabricación, que es mucho mayor con el objetivo de crear una estructura más blanda.

El contacto del neumático con la carretera varía dependiendo de la temperatura y esto afecta directamente a la adherencia del vehículo. A temperaturas más bajas será más fácil que los neumáticos se endurezcan y el contacto con el asfalto no sea el correcto. Por eso se añade mayor cantidad de goma natural, para evitar ese endurecimiento y hacer que se adhiera de forma correcta a la carretera.

La clave para saber si es interesante utilizarlos es tener en cuenta si vamos a conducir por encima o por debajo de 7 grados centígrados. El neumático de verano por debajo de esos 7 grados se endurece mientras que los neumáticos de invierno están preparados para responder correctamente ante temperaturas bajas.

¿Cómo funcionan los neumáticos de invierno?

Aunque parezca que están pensados para la nieve, los neumáticos de invierno están fabricados para responder eficazmente ante todo tipo de condiciones invernales. Hablamos de situaciones de lluvia, carreteras frías con o sin hielo y obviamente nieve.

Consiguen mayor adherencia, además de por su composición extra de goma natural, por unas diminutas ranuras dibujadas a lo largo de todo el neumático que literalmente "muerden" la nieve, el hielo y el aguanieve, dispersando el agua a gran velocidad y garantizando un mejor frenado, una mayor tracción y una reducción del riesgo de aquaplaning.

¿Ventajas de los neumáticos de invierno?

Ofrecen una mayor adherencia ante asfaltos fríos, húmedos, con nieve o hielo.

Nada se agarra mejor a la nieve que la propia nieve. Las bandas de rodadura son más recortadas y profundas para que literalmente se llenen de nieve y optimicen la fricción con el resto de nieve de la carretera.

Ofrecen mayor seguridad con frío ya que conservan la flexibilidad, son más resistentes que los neumáticos de verano y, por tanto, su vida útil es mayor. Entonces... ¿cuáles son las desventajas del neumático de invierno?

Cuando llegan las estaciones cálidas los neumáticos de verano son más eficientes. Por lo que cuando las temperaturas medias aumenten de los 7 grados, habrá que cambiar los neumáticos.

Tener dos juegos de neumáticos (de invierno y de verano) puede ser costoso. Y no hablamos de dinero, sino de espacio para almacenarlos.

Los neumáticos de invierno son perfectos para climas invernales duros. Si nos encontramos ante climas costeros quizás sea más interesante usar neumáticos de verano todo el año.

¿Cuándo elegir neumáticos mixtos?

Los neumáticos mixtos, también llamados "cuatro estaciones" están fabricados para responder correctamente ante cualquier inclemencia meteorológica. Son los neumáticos perfectos para quien viva en zonas climáticas con condiciones ampliamente variables (donde igual puede llover, nevar que sufrir altas temperaturas) o para aquellos que suelan recorrer largas distancias en las que puedan encontrarse con frecuentes cambios climáticos.

Su punto fuerte es su polivalencia pero hay que tener en cuenta que no resultan útiles en condiciones extremas como en regiones de montaña donde los inviernos son duros, con lluvias y nevadas frecuentes, o por el contrario, los veranos son muy cálidos y con altas temperaturas constantes.

El flanco del neumático, ¿qué información da?

M+S (Barro y Nieve)

M+S son las siglas de "mud and snow" que significan "barro y nieve". Serigrafiadas en el flanco significa que los neumáticos están compuestos específicamente para proporcionar un mejor rendimiento en condiciones de nieve y barro que un neumático normal.

Símbolo de copo de nieve

Los neumáticos con el símbolo de un copo de nieve dentro de una montaña de tres picos (3PMSF) ofrecen seguridad y control sobre nieve y hielo. Esta nomenclatura garantiza que han superado un rendimiento mínimo conforme al Reglamento 661/2009 de la UE. Este símbolo sólo se encuentra en los neumáticos de invierno.

Índice máximo de velocidad

Los neumáticos tienen diferentes índices de velocidad, que indican la velocidad máxima que un neumático puede alcanzar o soportar.

Se indica a través de una letra colocada en el último dígito que acompaña al código completo de los neumáticos, que de izquierda a derecha indican: el ancho del neumático en milímetros, el perfil del neumático en porcentual, el tipo de neumático, las pulgadas de la llanta, el índice de carga y por último el índice de velocidad.

Por ejemplo la L corresponde a una velocidad límite de 120 km/h, Q (160 km/h), T(190 km/h) o V(240 km/h).

Si necesitas renovar tus neumáticos, obtén una recomendación acorde a las características de tu coche y las dimensiones del neumático teniendo en cuenta tus condiciones de conducción.

Solicitar cita previa