Protege tu Mercedes del sol: 5 trucos para reducir el calor en tu coche

Protege tu Mercedes del sol: 5 trucos para reducir el calor en tu coche

Aunque, según la sabiduría popular, hasta el 40 de mayo no debemos quitarnos el sayo, el calor y el sol directo en nuestros coches empieza mucho antes.

De hecho, la radiación solar es uno de los elementos que hace envejecer de forma prematura a nuestros Mercedes. Además, un interior demasiado caluroso, además de ser sumamente incómodo para los ocupantes, también hace que los materiales de salpicadero y tapicería sufran sobremanera.

Sin embargo, podemos evitarlo. Si sigues estos trucos durante la primavera y el verano, lograrás que no pasen los años por tu Mercedes-Benz. También viajarás más fresco, más cómodo y también más seguro.

1. Revisa la presión de tus neumáticos

El primer consejo no tiene que ver ni con parasoles ni con aparcar a la sombra. Con el calor el aire, como todos los gases, se expande. También ocurre en las ruedas. El aire ocupa más espacio y la presión, lógicamente sube.

Un neumático con presión más alta, además de desgastarse de forma irregular por el centro, tiene muchas más posibilidades de reventar.

Por lo tanto, antes de emprender cualquier viaje en verano, es necesario revisar las presiones de los neumáticos. Las altas temperaturas unida a las velocidades elevadas en los desplazamientos largos necesitan unos neumáticos en perfecto estado.

2. Lleva siempre un parasol

Y si está fabricado con material reflectante, mejor. Hay estudios que cifran en más de dos grados centígrados la bajada de temperatura que otorga el parasol a un vehículo aparcado al aire libre.

Lo más importante en este caso es que encaje bien. Lo ideal es conseguir uno que tape la totalidad de la luna y se fije lo más cerca posible a ésta. Su eficacia también será mayor si refleja los rayos del sol, no solo bloqueándolos, sino reflejándolos hacia fuera del vehículo.

Además de la temperatura, un parasol evitará que el cuero de la tapicería y los plásticos del salpicadero pierdan su color y se cuarteen.

3. Utiliza un protector de volante

No sólo porque puedes quemarte las manos, sino porque también es la parte más delicada del interior de tu Mercedes-Benz, sobre todo si es de cuero.

Un protector de volante directamente anula el envejecimiento de este elemento al aparcarlo bajo el sol.

Con una inversión mínima en tiempo de colocación y en dinero conseguirás que los primeros metros después de aparcar tu coche al aire libre en verano no sean un infierno.

4. Refresca el coche correctamente

El interior de un coche aparcado al sol puede llegar a superar los 60 grados centígrados. Es fácil pensar que lo más rápido para bajar esa temperatura es encender cuanto antes el aire acondicionado. Sin embargo, no es lo mejor. Encender el sistema de climatización con temperaturas tan altas en el interior lo único que conseguirá será forzar la mecánica cuando el motor está aún frío. También puede dañar el compresor al hacerle enfriar aire muy caliente.

Lo mejor es dejar que el coche se refresque previamente abriendo puertas y ventanas hasta igualar la temperatura exterior. Si tienes techo solar, es el momento de abrirlo. Funcionará como una chimenea que expulsará el aire caliente hacia fuera.

Si lo quieres refrescar rápido una buena idea también es crear corrientes de aire para sacar cuanto antes el calor del interior. Por ejemplo, con las dos puertas de conductor y acompañante abiertas, podemos abrir y cerrar suavemente una de ellas para “empujar” hacia fuera el aire más caliente.

5. Lava el coche frecuentemente

Puede parecer una obviedad, pero el agua refresca la carrocería y hace que el vehículo tarde más en calentarse.

Un lavado en un día caluroso evitará que los materiales sufran durante un tiempo prolongado. La única norma es no hacerlo en las horas centrales del día, ya que puede ser contraproducente. El agua funciona como una lupa que aumentará la radiación solar sobre la carrocería. Mejor lavar el coche cuando caiga el sol.

Si, además de lavar tu Mercedes-Benz en verano, puedes aplicar una cera resistente a los rayos ultravioletas conseguirás un efecto doble.

Así que, si cuentas con un jardín o con una parcela, un refresco rápido de la carrocería alargará indudablemente la vida de tu vehículo.